fbpx

Ahora que ha llegado el verano, ¿qué mejor plan puede haber que pasar el día en la playa o en la piscina? Y si tú disfrutas de estos días, ¡tus mascotas más todavía! En este post te contamos qué precauciones debes tomar con tu mascota para pasar un día de 10 en la playa o piscina

¿Cómo cuidar a tu perro en un día de playa o piscina? 

Una de las primeras cosas que debes preguntarte si tu perro se va a meter en el agua es si tu perro sabe nadar.  Hay que estar siempre pendiente de él esté donde esté pero si no se le da bien nadar, no sabe o tiene miedo, debes entrenar con él antes para que pierda el miedo al agua o mejore su estilo de nado. La mayoría de los perros sabe hacerlo, unos mejor y a otros les cuesta más pero hay algunos que son incapaces de aprender. 

Cuidados de tu perro en la piscina

Si has optado por la opción de la piscina, ten en cuenta los siguientes aspectos:  

  • Normas de las piscinas. No tenemos constancia de piscinas de hotel o comunitarias que acepten que los perros se metan en el agua. Pero si la piscina a la que vas lo permite, vigila que que sea cómoda y que pueda salir de forma sencilla.
  • Prohibido beber agua de la piscina. Evita que trague agua de la piscina ya que el cloro puede provocarle gastritis.
  • Controla los tiempos. Cuando se meta en el agua, controla el tiempo que esté dentro de ella y comprueba su capacidad para salir y entrar por su propio esfuerzo. Es importante que disfrute de la experiencia evitando situaciones de estrés para él como por ejemplo que no encuentre la salida, que no sepa nadar o le cueste mucho, etc.

Cuidados de tu perro en la playa

Si vas a la playa con tu perro tendrás que tomar las siguientes precauciones: 

  • Playas aptas para perros. Antes de ir comprueba que la playa a la que vas permite el acceso a perros.  
  • Usa protectores de almohadillas. A veces la temperatura de la arena de la playa es muy elevada y las almohadillas de nuestros perros pueden abrasarse. Existen protectores de almohadillas que evitarán que esto ocurra. 
  • Evita que beba agua del mar. Les produce diarrea y trastornos de estómago. Para evitar que esto ocurra, ofrécele a menudo agua para que se mantenga hidratado y no sienta la necesidad de beber el agua salada. 
  • Evita que coma arena de la playa. No deben de comerla bajo ningún concepto, puede causarles obstrucción intestinal, diarreas, etc. 
  • Protector solar. Al igual que en la piscina, pon crema solar a tu perro antes de salir de casa y aplica varias veces durante el día en las zonas que son más propensas a quemarse, zonas sin pelo o alrededor de ojos, boca, ingles,  etc. 

Cuidados de tu perro tanto en la playa como en la piscina

Para ambas opciones existen una serie de básicos que debemos cumplir siempre: 

  • Hidratación. Lleva suficiente agua fresca para que pueda beber durante el día e hidratarse. Si observas que no ha bebido en un determinado tiempo, ofrécesela (a veces están pasándoselo tan bien que se olvidan de beber). 
  • Protección solar. En otro artículo os hablábamos de las cremas solares para perros. Pónsela antes de salir de casa en las zonas del abdomen, hocico, orejas, interior de las patas, ingles y axilas. Aplícasela cuando esté seco varias veces durante el día. Así se evitan quemaduras o irritaciones en su piel. 
  • Sombra. El sol y el calor son protagonistas de ese día por lo debes ir a un lugar sombreado, sino debes llevar sombrilla para evitar golpes de calor
  • Control de tu perro. Vigila en todo momento dónde está tu perro y evita que moleste a otras personas que estén cerca de vosotros. 
  • Limpieza. Lleva bolsas para recoger sus excrementos y evita las zonas de baño o arena donde están las demás personas para mantener la higiene. Para ello, te recomendamos que mantengas sus rutinas de paseo para que pueda hacerlo en un lugar más apartado.  
  • Eliminar la sal, la arena y el cloro. Cuando lleguéis a casa, un baño de agua dulce eliminará todo rastro que pueda haber de sal, cloro o arena de playa. Pon especial atención en sus orejas y comprueba que no hay arena en su interior.

¿Has tomado nota de todo? Si sigues nuestras recomendaciones no tendrás ningún problema y disfrutarás al máximo de tus días estivales en la playa o en la piscina. Si tienes algún percance, no dudes en acudir a nuestra veterinaroia, ¡te ayudaremos!